El bienestar mental durante nuestra "nueva normalidad"

Karie Batzler MS, LPC, directora de salud conductual, Capital BlueCross

Nos guste o no, el COVID-19 nos ha llevado a todos a tener una "nueva normalidad".  Esta forma de vida ha afectado gran parte de nuestra rutina diaria... sin importar si estábamos emocionalmente preparados para el cambio o no.  Sin demasiada advertencia, tuvimos que quedarnos en casa y limitar los tipos de contacto que tenemos con nuestros amigos, familiares y vecinos. El tiempo con la familia se transformó en un evento doméstico y recurrente para cocinar, comer, limpiar y dormir.  Las personas que viven solas tienen la presión adicional de buscar compañía, que solo está disponible como un evento totalmente virtual.

Tienda Capital Blue

Nuestro bienestar emocional también necesita tiempo para adaptarse.

Cuando perdemos a alguien o algo, nuestro cerebro comienza el proceso de duelo. Ya sea que nos demos cuenta o no, la frustración, la tristeza, el enojo y el desconcierto que muchos de nosotros sentimos por la pandemia forman parte del proceso de duelo. Lo cierto es que algunos días es más fácil adaptarse a la nueva normalidad que otros.  Es normal sentirse incómodo respecto a las tantas formas en que esta pandemia cambió nuestra vida. 

No tenemos que estar de acuerdo con un cambio para buscar la forma de aceptarlo. 

Adaptarse a esta nueva normalidad implica aceptar la pérdida temporal de algunas de nuestras rutinas diarias.  Cuando nos permitimos conseguir el delicado equilibrio de reconocer que nuestra vida ha cambiado y luego avanzamos activamente hacia el proceso de buscar pequeñas formas de compensar, contribuimos en gran medida al mantenimiento de nuestro bienestar mental general.  La aceptación es un paso fundamental para atravesar el duelo.

El duelo es una emoción multifacética. La negación no funciona.

Estereotípicamente, asociamos los sentimientos de aflicción y pérdida con la muerte de un ser querido.  Es importante darse cuenta que en tiempos como estos, cuando nuestra vida cambia de forma tan inesperada, sentir aflicción y tener los sentimientos de pérdida que la acompañan son un paso saludable para nuestro bienestar mental. Si no se trata, la aflicción puede convertirse en un intenso espiral emocional descendente si se ignora.  Negar esta nueva normalidad al intentar tercamente mantener nuestras viejas rutinas nos pone en riesgo de avivar un potente ciclo de depresión y resentimiento.

Tome algunas medidas... sin importar que tan pequeñas sean.

Busque a alguien con quien hablar sobre los desafíos de adaptarse a nuestra nueva normalidad.  Ajústese la mascarilla y salga a caminar o correr y sienta el sol en su rostro.  Tómese unos minutos en su casa para crear algunas reglas y límites que separen su vida de teletrabajo de su vida personal.  Reconozca los desafíos que enfrenta debido al distanciamiento físico que se necesita para que tanto usted como sus seres queridos estén bien y seguros.

Diseñe un nuevo ritmo.

Cada uno de nosotros es una combinación única de hechos, figuras, relaciones, emociones y rutinas.  Tómese unos minutos para pensar cómo cambió su rutina e identifique algunos pasos pequeños que le proporcionarán un poco más de apoyo emocional.  Una gran ayuda es buscar formas creativas que le permitan reconocer sus pérdidas mientras que comienza a idear métodos para crear un nuevo ritmo en beneficio de su bienestar mental.


La información que se brinda está dirigida al público en general. No sustituye los servicios ni el asesoramiento provistos por los proveedores de atención de salud, quienes son las únicas personas autorizadas para diagnosticar y tratar sus afecciones. Capital BlueCross y sus empresas afiliadas consideran que este recurso de educación de la salud brinda información útil pero no asumen ningún tipo de responsabilidad con respecto a su uso. Si tiene preguntas sobre la información proporcionada, consulte con su proveedor de atención de salud. La cobertura individual de cualquier servicio que pueda mencionarse en este recurso depende de su plan de beneficios. Para averiguar si su cobertura incluye algún servicio de atención de la salud en particular, consulte su Certificado de cobertura o Evidencia de Cobertura, o comuníquese con Servicios para miembros llamando al número gratuito que aparece en su tarjeta de identificación de miembro.