Vacunas para niños

Niño alzando la mano

Según la estadística, las probabilidades de que su hijo padezca una enfermedad que se puede prevenir con vacunas pueden ser bajas. Esto incluye sarampión, paperas o tos ferina. Pero si no tienen la protección de la vacuna, el riesgo es alto. Y estas son enfermedades peligrosas, a veces mortales. La protección funciona para su hijo, de la misma forma que usa un cinturón de seguridad cuando no espera un accidente.

La mejor defensa contra una enfermedad es un sistema inmune fuerte.

La inmunidad es la forma del cuerpo de prevenir enfermedades. Cuando los niños nacen, sus sistemas inmunes no están completamente desarrollados. Los niños tienen mayor riesgo de infección. Sin embargo, las vacunas reducen ese riesgo al trabajar con las defensas naturales del cuerpo. Juntos, sus cuerpos desarrollan anticuerpos de manera segura a enfermedades.

Las vacunas usan una pequeña cantidad de antígenos para ayudar a que los sistemas inmunes de los niños reconozcan y aprendan a luchar contra enfermedades serias. Los antígenos son partes de gérmenes que causan que el sistema inmune del cuerpo funcione. La inmunidad se construye naturalmente cuando el cuerpo lucha contra una nueva infección. Pero con las vacunas, el cuerpo puede luchar sin enfermarse, y de esta forma evitar un resultado malo. Esto significa que tanto una enfermedad como una vacuna dan protección a futuro de esta enfermedad, pero con la enfermedad, el cuerpo debe enfermarse para obtener la protección. Eso no debe suceder con una vacuna.

Seguridad de la vacuna

Los medios sociales y la pandemia del COVID-19 han dado lugar a preguntas sobre la seguridad de las vacunas. Afortunadamente, la seguridad de las vacunas es una prioridad para los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA). Ambas instituciones toman varias medidas para asegurar que las vacunas sean seguras antes de lanzarlas al público. Esta seguridad se monitorea aún más luego de su uso.

Antes de que una vacuna tenga acceso al publico, la FDA realiza extensas pruebas de laboratorio para ver resultados positivos y seguros. Por lo general, este proceso toma varios años. Luego de las pruebas de laboratorio, comienzan las pruebas en personas. Es varios años antes de completar estos estudios y de que la vacuna obtenga licencia. Una vez adquirida la licencia, la FDA, los CDC, los Institutos Nacionales de la Salud y otras agencias federales, monitorean rutinariamente su uso. También investigan cualquier potencial problema de seguridad.

Para comprender cómo la vacuna contra el COVID-19 se fabricó más rápido, visite el sitio web de los CDC sobre su desarrollo. El sitio web explica cómo décadas de investigación resultaron en una identificación rápida del virus para crear un arma contra él. Tenga en cuenta que hasta julio del 2021, la vacuna contra el COVID-19 solo está disponible para niños mayores de 12 años y adultos.

Efectos secundarios

Como cualquier otro medicamento, las vacunas pueden causar efectos secundarios. Entre ellos se incluyen febrícula, y dolor en el lugar de la inyección. Los efectos secundarios serios a largo plazo son poco comunes.

Si tiene alguna pregunta o duda sobre una vacuna, hable con su pediatra. También puede visitar la página de decisión de vacunarse en el sitio web de los CDC.

Recursos de Capital Blue Cross

Si es miembro de Capital Blue Cross, usted puede ver el programa de atención preventiva sugerida para ver qué vacuna le toca a su hijo. Si necesita que un pediatra coloque la vacuna, puede usar MyCare Finder para buscar un proveedor local en la red. Si le preocupa que su hijo no reaccione bien a las vacunas, lea algunos consejos que pueden ayudar.

¿Desea obtener información sobre salud y bienestar? Visite Capital Journal para ver más artículos.


Fuentes:

"Making the Vaccine Decision" - Información de los CDC. CDC.gov.

La información que se brinda está dirigida al público en general. Capital Blue Cross y sus empresas afiliadas consideran que este recurso de educación de la salud brinda información útil, pero no asumen ningún tipo de responsabilidad con respecto a su uso.