Detenga el cáncer de cuello uterino antes de que comience 

La American Cancer Society estima que más de 13,000 casos nuevos de cáncer invasivo de cuello uterino se diagnosticarán en Estados Unidos en 2019, y más de 4,200 mujeres morirán a causa esta enfermedad.

La buena noticia es que los estudios revelan que hasta un 95 por ciento de los cánceres de cuello uterino se pueden detectar con los exámenes de detección.1,2

¿Qué es el cáncer de cuello uterino? 

El cáncer de cuello uterino surge en las células del cérvix, la parte baja del útero que se conecta con la vagina.  Varias cepas del virus del papiloma humano (HPV), una infección de transmisión sexual, pueden participar en la aparición de la mayoría de los cánceres de cuello uterino. Y todas las mujeres tienen riesgo de padecer este tipo de cáncer.

¿Qué puede hacer para protegerse?

El cáncer de cuello uterino no es solo una enfermedad que se puede tratar, también se puede prevenir.  Puede desarrollarse de manera relativamente lenta con el tiempo, lo que hace que la mejor forma de tratarlo sea la detección temprana del precáncer.

La vacuna contra el HPV es para niños y niñas, y adultos.  Hable con su proveedor y el de su hijo sobre la vacuna contra el HPV para ayudar a disminuir el riesgo de cáncer de cuello uterino. 

  • Los niños deben recibir dos vacunas contra el HPV con un intervalo de al menos 6 meses, a los 11 o 12 años, finalizando la serie de las dos vacunas antes de cumplir 13 años.
  • Los adolescentes y adultos jóvenes que no comenzaron la serie de las vacunas contra el HPV antes de cumplir 15 años necesitarán tres vacunas dentro de los seis meses para mayor protección. 
  • Los adolescentes, los adultos jóvenes y las mujeres de 26 años que no recibieron las vacunas contra el HPV deben solicitarle a su médico o enfermero las vacunas ahora. 
  • Los adultos entre 27 y 45 años deben hablar con su médico sobre la vacuna contra el HPV, y si es necesario colocársela. 

La vacuna contra el HPV no reemplaza la necesidad de hacerse los exámenes de Papanicolau y pélvicos.

Si es una mujer adulta, programe un examen con su proveedor de atención primaria, obstetra/ginecólogo u otro profesional de la salud. 

  • Las mujeres mayores de 21 años deben realizarse exámenes regulares, que incluyen examen pélvico y Papanicolau en un cronograma determinado por usted y su profesional de la salud. 
  • A través de estos exámenes pélvicos y pruebas de Papanicolau, su proveedor puede buscar condiciones precancerosas (indicios de cáncer de cuello uterino) y tratarlas antes de que se desarrolle el cáncer invasivo.

Para los miembros de Capital BlueCross, los exámenes de diagnóstico y las vacunas pueden estar cubiertas como parte de su atención preventiva.

Por eso, llame a su profesional de la salud preferido hoy y comience un programa de rutina.  Comience con los exámenes de diagnóstico para detener el cáncer de cuello uterino desde el inicio. 


Fuentes: American Cancer Society

1US National Library of Medicine National Institutes of Health

2PubMed.gov

La información que se brinda está dirigida al público en general. Capital BlueCross y sus empresas afiliadas consideran que este recurso de educación de la salud brinda información útil, pero no asumen ningún tipo de responsabilidad con respecto a su uso.