Información sobre la obesidad infantil

La obesidad es una enfermedad grave que afecta a niños, adolescentes y adultos. La obesidad infantil se ha más que triplicado en los Estados Unidos desde los 1970.

Los niños obesos se encuentran por encima del peso normal para su edad y altura. Para ser más específico, se considera obeso cuando el índice de masa corporal (IMC) se encuentra por encima del percentil 95 en niños y adolescentes de la misma edad y sexo. Conozca más acerca del IMC en niños y adolescentes o visite la calculadora de IMC para niños y adolescentes.

Entender las causas de la obesidad, y los riesgos de salud asociados a ella, nos ayuda a encontrar soluciones.

Factores relacionados con la conducta

Niño atándose los zapatos

  • Comer porciones grandes o comida chatarra 
  • No dormir lo suficiente 
  • Pasar mucho tiempo frente a pantallas
  • Hacer poca actividad física

Factores ambientales 

  • Acceso fácil a comida chatarra altamente calórica
  • Pocas oportunidades para hacer actividad física
  • Falta de parques y plazas en algunas comunidades 

Factores genéticos

  • Los niños están en un riesgo más alto de obesidad cuando al menos un padre es obeso

Efectos secundarios de la medicación 

  • Los esteroides, algunos antidepresivos y otros medicamentos recetados puede causar aumento de peso
  • Asegúrese de leer el prospecto y discuta los riesgos con el médico de su hijo

Ser obeso tiene efectos inmediatos y a largo plazo en la salud física, social y emocional. 

Coloca a los niños en un riesgo más alto de desarrollar afecciones crónicas y enfermedades como asma, apnea del sueño, problemas óseos y articulares, presión arterial alta y colesterol, diabetes tipo 2 y cardiopatías. 

En el aspecto social y emocional, los niños que son obesos pueden experimentar ansiedad y depresión, baja autoestima y problemas sociales como acoso.

Los CDC recomiendan asegurarse de que los niños:

  • Coman más frutas y verduras, y menos bebidas y alimentos con alto contenido de azúcar agregado o grasas sólidas
  • Hagan al menos 60 minutos de actividad física por día
  • Duerman lo suficiente, necesitan más horas de sueño que los adultos

Estos consejos para padres ofrecen ejemplos de refrigerios saludables y formas de mantener a sus hijos activos.

Además, hable con un médico si está preocupado por el peso de su hijo.  Los médicos que se especializan en el cuidado de los niños y adolescentes pueden equilibrar los objetivos de un peso saludable con el desarrollo y crecimiento normal.  También pueden sugerir actividades y dietas que lo ayuden. 

Otras fuentes de CDC

Sobrepeso y obesidad infantil

Obesidad y peso saludable en niños y adolescentes 


La información que se brinda está dirigida al público en general. Capital BlueCross y sus empresas afiliadas consideran que este recurso de educación de la salud brinda información útil, pero no asumen ningún tipo de responsabilidad con respecto a su uso.