Sue Klebold convierte la aflicción en concientización sobre la "salud del cerebro"

Salud del cerebro.

Es el término que usa Sue Klebold cuando habla de ansiedad, depresión y problemas relacionados que afectan a muchos de nosotros.

Prefiere usar el término "salud del cerebro" en lugar de "salud mental" porque cree que reduce el estigma al reconocer que "su cerebro es un órgano, y está haciendo cosas que no son su culpa".

Klebold se convirtió en una defensora franca sobre la salud del cerebro y la prevención del suicidio luego de que su hijo adolescente, Dylan, y un compañero ingresaran a la escuela secundaria Columbine High School en el verano de 1999 y asesinaran a 13 personas antes de quitarse la vida.

Como parte de nuestra misión de educar y comprometer a las comunidades a las que servimos, Capital BlueCross invitó a Klebold a una charla pública el 16 de septiembre de 2019 en nuestro centro de salud y bienestar de Capital Blue en Enola, Pensilvania. También firmó copias de su exitoso libro, "A Mother's Reckoning: Living in the Aftermath of Tragedy".

El mensaje de Klebold se enfoca en el suicidio porque, como ella aprendió más tarde, las horrorosas acciones de Dylan en Columbine fueron motivadas por un sentimiento de desesperanza y desesperación que lo llevó a no querer vivir más. Como muchos padres, ella pensó que conocía bien a su hijo y era consciente de los factores de estrés de su vida, pero como muchos adolescentes, Dylan ocultó su angustia silenciosamente, incluso de aquellos con los que compartía un hogar. 

Catorce meses antes del tiroteo masivo, Dylan "tenía un conjunto de problemas que nunca antes había tenido", recuerda Klebold, entre ellos, daño a la propiedad, robo y suspensión de la escuela.  Atribuyó ese comportamiento a la insensatez y rebeldía típica adolescente, pero no logró ver lo que había detrás de ese comportamiento errático de Dylan.

Dylan estaba sufriendo, algo que supo más tarde, y estaba contemplando el suicidio. (Por lo general, los autores de violencia en masa son suicidas, dice Klebold, por lo que mitigar las tendencias suicidas puede ser una herramienta para reducir los actos violentos). Klebold se arrepiente de no haberle hecho preguntas a su hijo que hayan podido ayudar a indagar más profundamente en sus asuntos y sentimientos.  Aunque ella pensaba que tenía una buena relación con Dylan: "aprendí que estaba equivocada... Y eso es lo que más lamento".

El consejo de Klebold para los adultos que interactúan con niños, sin importar si muestran señales de lucha, es hacerles un simple pedido: "cuéntame más".

También pide que todos seamos más conscientes de la salud del cerebro y dejemos de tratar el asunto como algo que solo afecta a otras personas. 

"Como entendí todo a la perfección, la salud del cerebro no es una situación 'nosotros contra ellos'", escribió Klebold en su libro. "Cada uno de nosotros tiene la capacidad de sufrir a su manera, y a la mayoría de nosotros, en algún momento de nuestras vidas, nos pasará. 

"Les enseñamos a nuestros hijos la importancia de la buena salud dental, la nutrición adecuada y la responsabilidad financiera. ¿Cuántos de nosotros les enseñamos a nuestros hijos a monitorear la salud del cerebro o sabemos cómo hacerlo con nosotros mismos?"

Fuentes relacionadas